A la vez que la demanda de ayudas sociales aumenta, las aportaciones voluntarias disminuyen, según la organización
 

Càrtias Diocesana de Barcelona atendió durante los primeros nueve meses del año a más personas que en todo el año pasado, por lo que finalizará el año con un número de beneficiarios muy superior al de 2007, según explicó en una entrevista de Europa Press el director de la entidad, Jordi Roglà.

 

Así, en todo 2007 atendió a 27.000 problemas en exclusión social o situación de vulnerabilidad y hasta septiembre de 2008 el número de personas ascendió aproximadamente hasta las 32.000.

Càritas percibió los primeros síntomas de esta crisis económica en octubre de 2007, cuando el número de personas que les reclamaba ayuda empezó a aumentar. “Entonces empezó lo que nosotros llamamos una crisis a pesar de que en aquel momento se hablaba mucho sobre que no era una crisis sino una desaceleración”, comentó Roglà.

La crisis también está afectando a las personas que voluntariamente hacen aportaciones económicas ya que durante los nueve primeros meses del año éstas se redujeron un 15 por ciento respeto al año anterior.

Esta disminución es importante ya que las aportaciones de particulares suponen el 85 por ciento del total de los ingresos de que dispone la entidad. Hasta el momento son pocas las personas que se han dado de baja pero, en cambio, si que han notado una reducción en las cantidades que aportan. “Si lo hemos notado en el aspecto económico pero no en el de solidaridad”, afirmó el director.

Otro de los cambios que está comportando la crisis económica es la entrada en la bolsa de beneficiarios de personas que hasta el momento no estaban en situación de exclusión social y que ante las dificultades económicas necesitan una ayuda.

Càritas atiende a tres principales perfiles: personas en exclusión social, antiguos beneficiarios que estaban reintegrados en el sistema y que ahora se ven obligados a volver a reclamar ayuda y personas en situación de vulnerabilidad por la actual coyuntura económica que no pueden afrontar el pago de la hipoteca y gastos básicos.

Estos dos últimos perfiles son los que más aumentan en los últimos meses y cada vez más la entidad otorga ayudas para cosas tan básicas como la alimentación, el vestir y los gastos que generan los niños, como el pago de guarderías o de pañales.

 

adminGeneralA la vez que la demanda de ayudas sociales aumenta, las aportaciones voluntarias disminuyen, según la organización Càrtias Diocesana de Barcelona atendió durante los primeros nueve meses del año a más personas que en todo el año pasado, por lo que finalizará el año con un número de beneficiarios muy...Santa Coloma de Gramenet