ElPeriodico – No se habla de otra cosa. En el mercado, en la panadería, en el quiosco, en los bares, en los corrillos. En el barrio de Singuerlín de Santa Coloma de Gramenet los hijos caminan estos días a la vera de sus padres. Éstos no les quitan ojo. En las calles corre el rumor de que hay una banda de rumanas que secuestran niños y niñas. El bulo ha alcanzado tal magnitud que ha obligado a los Mossos d’Esquadra y a la Guardia Urbana de Santa Coloma a desmentirlo públicamente.
El miércoles, los vecinos de Singuerlín se cruzaban en la trayectoria de los coches patrulla de los mossos para preguntarles por el secuestro de los niños. Las llamadas de angustia al 088 no cesaron en todo el día.
“Es rotundamente falso que se hayan producido en Santa Coloma secuestros de niños”. Con esta rotundidad se expresó ayer el inspector jefe de la comisaría de los Mossos de Santa Coloma, Emili Teixidó. “Hay que tener mucho cuidado con los rumores. Hablar de ellos puede avivarlos, pero cuando éstos alteran tanto la tranquilidad de los ciudadanos es mejor salir a desmentirlos”, apuntó.

MERCADILLO DEL JUEVES
Los rumores empezaron a cocerse el jueves de la semana pasada, jornada de mercadillo en Singuerlín. “Había una abuela con su nieto en un cochecito y, cuando fue a pagar la compra, al volverse, el carrito ya no estaba. Se lo llevaron unas rumanas. Al final, los mossos encontraron al pequeño a la altura del parque de Europa”, relataba ayer con pasión y todo lujo de detalles Silvia Barroso, propietaria de la papelería que hay junto al colegio Sagrada Família. Su tienda es un centro de peregrinación de todas las madres y padres que recogen a sus hijos del colegio. Sólo hablan de niños desaparecidos.
¿Pero usted conoce a la abuela? “Yo no. La verdad es que yo no vi nada. Pero algunas madres sí la vieron. Ésta que entra, por ejemplo”, continuaba Barroso. ¿Usted la conoce? “No exactamente, a mí me lo han contado. No ha sido el único caso. Frente al colegio Salvatella secuestraron a otro. Y también se llevaron a una niña de 11 años de la calle de Aguilar”, respondía Carmen Bautista, ante un coro de madres e hijos con los ojos muy abiertos.
La psicosis es tal que el jefe de la policía municipal, Roberto Jorge, telefoneó el miércoles a los directores de todos los centros educativos de Singuerlín para desmentir el rumor.
¿Es una casualidad o es intencionado? “No lo sé, de verdad. Imagino que es una casualidad, pero lo cierto es que la gente está angustiada y eso no es bueno”, declaró el inspector de los Mossos a EL PERIÓDICO. Ayer, a la salida del colegio de la Sagrada Família, dos profesoras reconocieron que los niños estaban “intranquilos” y que ellas mismas habían tenido que desmentir los rumores en la clase.
Maite Navas, madre de un escolar, fue a preguntarle directamente a un amigo, policía municipal. “Me dijo que era mentira. Pero creo que si fuera verdad tampoco lo dirían para no asustarnos. No sé, es un lío. Yo, de verdad, tengo miedo”.
adminGeneralElPeriodico - No se habla de otra cosa. En el mercado, en la panadería, en el quiosco, en los bares, en los corrillos. En el barrio de Singuerlín de Santa Coloma de Gramenet los hijos caminan estos días a la vera de sus padres. Éstos no les quitan ojo....Santa Coloma de Gramenet