derriboelperiodico – Técnicos de Santa Coloma de Gramenet iniciaron ayer los derribos de los viejos bloques de pisos del frente fluvial del Besòs para continuar con la reforma urbanística que terminará con tres grandes edificios protegidos de 19 plantas y en forma de L, uno de los cuales ya está construido y es el más alto de la ciudad.

La nueva fase de la renovación (la segunda de las tres previstas) servirá para cambiar el rostro del frente fluvial ubicado entre la avenida de la Generalitat, y los paseos de Sant Jordi y Salzareda, al lado del campo de fútbol municipal. Las tres fases completarán la reforma del barrio del Raval, que transformará el rostro de la ciudad visto desde las rondas, al otro lado del río Besòs.

El ayuntamiento levantará durante los próximos dos años el segundo bloque de pisos y continuará, entre el 2010 y el 2012, las obras del tercero, idéntico a los dos anteriores. La reconstrucción del barrio dejará un total de 700 plazas de nuevas plazas de párking, según las estimaciones de la empresa municipal Gramepark, encargada de las obras. “El municipio no tiene otra opción que crecer verticalmente si quiere más viviendas, guarderías y plazas de párking. La ciudad tiene un déficit importante de suelo público y la construcción de edificios altos es la única solución disponible”, explicó Bartomeu Muñoz (PSC), alcalde de Santa Coloma de Gramenet.

NUEVA PLAZA
Los afectados por los derribos que se iniciaron ayer –unas 60 familias– ya fueron realojados en el primer edificio construido –donde viven 104 familias–, y no se descarta que futuros expropiados sean reubicados en los otros dos que se levantarán. Los próximos dos bloques tendrán capacidad para albergar unas 140 familias cada uno.
Todas las viviendas de la reforma del frente serán de protección oficial. Los vecinos más jóvenes serán ubicados en las plantas altas del edificio, puesto que muchos realojados de edad avanzada han exigido vivir en las plantas bajas.

TERCERA FASE
La tercera y última fase del proyecto, que comenzará dentro de dos años según la previsión municipal, incluye una plaza de 6.000 metros cuadrados, que será la más grande de Santa Coloma, junto con la de la Vila y la Mediterrània, en el barrio del Fondo. “Se trata de crear un nuevo barrio y abrir la ciudad al río”, explicó el alcalde.
Los derribos que se iniciaron ayer corresponden a la segunda fase del plan de transformación y están valorados en 22 millones de euros. Los edificios tendrán 19 plantas en su parte más alta y cinco plantas en su parte más baja. La reforma total del frente, que podría culminarse en cinco años, ocupará unos 19.000 metros cuadrados y también incluye las mejoras de las calles aledañas, la construcción de una guardería y nuevos espacios comerciales.

 
 
adminGeneralelperiodico - Técnicos de Santa Coloma de Gramenet iniciaron ayer los derribos de los viejos bloques de pisos del frente fluvial del Besòs para continuar con la reforma urbanística que terminará con tres grandes edificios protegidos de 19 plantas y en forma de L, uno de los cuales ya...Santa Coloma de Gramenet