El fiscal considera que el cabo, junto a los otrosintegrantes del operativo, decidió que era “necesario” llevar susrespectivas armas en la mano, “pese a no contar con una informacióncierta sobre el número de individuos que residían en dicho domicilio nisobre la tenencia de armas por parte de los mismos”.

“Asimismo, acordaron realizar la entrada y registro a las 7 horas paraaprovechar el factor sorpresa y con previsión de que sus habitantes seencontrarían durmiendo, conscientes, por tanto, de la falta de luz queen dicho domicilio habría en el momento de la entrada”, añade.

Según el escrito de acusación, al entrar en la vivienda, el acusadollevaba en la mano izquierda una linterna y, en la mano derecha, supistola. El fiscal considera que el mosso “optó por llevar –su arma–sin el correspondiente seguro, en la posición denominada “disposiciónde fuego”, pese a no constar una específica peligrosidad de ninguno delos habitantes de la vivienda”.

Al pasar junto a una cama situada en el comedor de la vivienda, DavidG.G. se detuvo frente a la víctima, Farid B.D., quien, adormecido, sedisponía a incorporarse. “Pese a los reiterados gritos de “alto,Policía” y “al suelo”, el fallecido se alzó, cogiendo al agente de lamano que empuñaba el arma e iniciando con el mismo un forcejeo”,explica el fiscal.

Según su escrito, a consecuencia del mismo, Farid B.D. cayó sobre lacama que ocupaba, arrastrando al agente hacia él y la pistola, que notenía puesto el seguro, se disparó cuando el acusado cayó sobre lavíctima. La bala impactó en la base del cráneo del marroquí, que murióal instante.

Además de solicitar dos años de prisión para el cabo David G.G., elMinisterio Fiscal pide que se prive del derecho a la tenencia y portede armas durante cuatro años y que se le inhabilite durante ese tiempopara ejercer como policía.

Asimismo, reclama que el acusado indemnice a la esposa de la víctimacon 99.306 euros y con 41.376,5 euros a cada una de sus dos hijas, quetenían dos años y cuatro meses cuando falleció su padre.

FUE UN ACCIDENTE, SEGÚN EL ACUSADO.
Finalmente, la fiscalía solita que se declare la responsabilidad civilsubsidiaria de la Generalitat. Hace unos días, el Juzgado deInstrucción número 1 de Santa Coloma de Gramenet, encargado del caso,solicitó al agente y a la Administración autonómica que depositaran600.000 euros de fianza en concepto de responsabilidad civil, segúnavanzó hoy “El País”.

La Generalitat, por su parte, ha solicitado en varias ocasiones elarchivo de las diligencias, argumentando que el cabo obedecía órdenes yque su actuación no es reprochable.

Durante su declaración ante el juez instructor, el acusado aseguró quefue un accidente, aunque reconoció que llevaba el arma sin segurocuando entró en el domicilio. Según el mosso, cuando entraron en eldomicilio, algunos agentes llevaban la pistola en la mano para protegersu integridad y la de sus compañeros, dada la “potencial peligrosidad”de los sospechosos.

No obstante, ninguno de los ocupantes del inmueble tenía antecedentespenales, no había ni una sola arma en el domicilio y únicamenteencontraron a los presuntos “traficantes” unos 200 gramos de hachís. Elpasado mes de diciembre, los marroquíes fueron exculpados de traficarcon droga.

Mossosd'EsquadraEuropaPress– El Ministerio Fiscal solicita provisionalmente dos años de prisiónpara un cabo de los Mossos d”Esquadra por un delito de homicidioimprudente que supuestamente cometió durante una operación antidroga enun domicilio de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), cuando se ledisparó el arma y mató a un sospechoso.

Los hechos ocurrieron sobre las 7 horas del 27 de mayo de 2004, cuandoel cabo, David G.G., y un sargento, que encabezaban una operaciónantidroga de la que formaban parte siete agentes más, se personaronjunto a una secretaria judicial en un edificio del Pasaje Victoria dela localidad para realizar una entrada y registro en uno de los pisos.

Según relata el escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenidoacceso Europa Press, la vivienda era un piso “patera” en el que vivíanocho marroquíes que estaban siendo policialmente investigados por undelito contra la salud pública, en concreto, por ser presuntosdistribuidores de hachís. No obstante, año y medio después, el supuestodelito se archivó por orden judicial.

https://i2.wp.com/www.santako.com/wp-content/uploads/2015/07/mossoslogo.jpg?fit=100%2C160https://i2.wp.com/www.santako.com/wp-content/uploads/2015/07/mossoslogo.jpg?resize=100%2C150adminGeneralEl fiscal considera que el cabo, junto a los otrosintegrantes del operativo, decidió que era 'necesario' llevar susrespectivas armas en la mano, 'pese a no contar con una informacióncierta sobre el número de individuos que residían en dicho domicilio nisobre la tenencia de armas por parte de los mismos'.'Asimismo,...Santa Coloma de Gramenet