Recreo en el Puig Castellar

lavanguardia.es – En el instituto Puig Castellar, en Santa Coloma de Gramenet, tienen muy claras las normas de convivencia y vestimenta: Nada de camisetas de tirantes – Jordi, un alumno de 3º de ESO se lamenta de que así no puede lucir sus dos tatuajes; nada de escotes demasiado pronunciados – “es que esto no es la discoteca”, admite Arelys, compañera de clase de Jordi, con otro tatuaje en la muñeca; nada de bermudas de baño – “tampoco estamos en la piscina, aunque la tengamos al lado”, sigue Jordi; nada de minifaldas excesivamente minis – aunque esta norma la dictan las propias alumnas; nada de gorras ni capuchas – aquí los profesores se han encontrado con algo de resistencia, pero los estudiantes lo van aceptando; nada de reproductores de mp3 por pasillos y aulas – en el patio sí está permitido; nada de camisetas con inscripciones insultantes ni ofensivas; los tangas y calzoncillos que hace pocos años asomaban por encima del pantalón de los adolescentes han caído por su propio peso.

Ya no hace falta prohibirlo. ¿Tú te vistes como quieres en este instituto? Raida, una chica de origen bengalí de 15 años se ríe y responde: “¿Tú que crees?”. Lleva velo y un blusón hasta los tobillos, a su lado, tres alumnas más con velo, otras tantas sin él.

El director del centro, Francisco Gallardo, lo explica muy claro: “No lo prohibimos porque no es como una gorra, no es una moda, es una tradición cultural o religiosa, los alumnos lo entienden perfectamente”.

Algunos adultos tienen más dificultades para comprender que los adolescentes.

adminGenerallavanguardia.es - En el instituto Puig Castellar, en Santa Coloma de Gramenet, tienen muy claras las normas de convivencia y vestimenta: Nada de camisetas de tirantes - Jordi, un alumno de 3º de ESO se lamenta de que así no puede lucir sus dos tatuajes; nada de escotes demasiado...Santa Coloma de Gramenet