El lobo y el quesoEs evidente que la Luna tiene un tremendo influjo sobre el mar. ¿Crees que también tiene ese poder sobre el ser humano?Todos sabemos cómo se pone un lobo cuando está hambriento, y más si hay Luna llena: da vueltas y vueltas sin parar hasta encontrar a su víctima. Pues el lobo que hoy nos ocupa, se topó con una zorra que descansaba, tranquilamente, a la sombra de un chopo, y le dijo: “Te voy a comer de un bocado, porque tengo un hambre de mil demonios”.La zorra, que estaba bastante flaca después de haber parido cuatro zorritos, le respondió: “¿Pues no ves que soy un saco de huesos?”. “Me da igual, tengo tanta hambre que….”, dijo el lobo cuando se disponía a dar ese bocado.”¡Alto!”, respondió la zorra. “Se de un campesino que tiene un pozo lleno de quesos y quizá sea un plato más suculento que yo”.Así pues se fueron los dos juntos hasta el pozo, y era verdad: un enorme queso parecía bailar en el fondo. Había dos cubos atados. La zorra se metió en uno de ellos para bajar hasta tan rico manjar, pero cuando llegó al fondo, le gritó al lobo que era tan grande que necesitaba ayuda. El lobo, babeante y sin pensarlo, se metió en el otro cubo y, como pesaba más que la zorra, pronto se estrelló contra el fondo mientras la zorra subió como un cohete hasta el brocal. Y desde allí le preguntó: “¿Está rica la Luna, sr. lobo?”.En muchas ocasiones, la astucia es más eficaz que la fuerza.¡Viva la inteligencia!

adminGeneralEl lobo y el quesoEs evidente que la Luna tiene un tremendo influjo sobre el mar. ¿Crees que también tiene ese poder sobre el ser humano?Todos sabemos cómo se pone un lobo cuando está hambriento, y más si hay Luna llena: da vueltas y vueltas sin parar hasta encontrar...Santa Coloma de Gramenet